Anunciado cambio en el plazo para cancelar créditos hipotecarios

Foto: archivo de Rent-A-House Álvaro París / www.contuinmueble.com.ve

Fuente: ENDER MARCANO |  EL UNIVERSAL
martes 24 de julio de 2012  12:00 AM
El Ministerio para la Vivienda y Hábitat publicó ayer las nuevas normas que regirán el otorgamiento de créditos para la adquisición, autoconstrucción y mejora de vivienda principal. Uno de los cambios que se introdujo es la ampliación de 25 a 30 años el plazo máximo para cancelar el préstamo para la compra de una vivienda principal.

El Ministerio publicó dos resoluciones en la Gaceta Oficial Nº 39.969 que circuló ayer, una para los recursos que manejan los bancos y otra para el dinero con el que cuenta directamente el Ejecutivo a través del Órgano Superior del Sistema Nacional de Vivienda y Hábitat. En ambos casos el artículo 3 de la resolución especifica: “Los créditos para adquisición de viviendas podrán concederse por un plazo máximo de treinta años”.

Para la autoconstrucción y ampliación o mejoras de la vivienda principal se mantienen los lapsos que estaban vigentes. Es decir, 20 años para la autoconstrucción, 15 años para la ampliación y un plazo máximo de 10 años para cancelar un crédito por mejora.

Bs 300 mil máximo 

Con el objetivo de manejar directamente recursos para impulsar la Gran Misión Vivienda Venezuela el Gobierno prevé este año vender a la banca 24.600 millones de bolívares en bonos, denominados “Valores Bolivarianos para la Vivienda”. Los bancos compran estos papeles con parte de la cartera obligatoria de vivienda, y el Gobierno se encargará de administrar esos recursos e invertirlos en vivienda”.

Con la resolución publicada ayer se establecen las condiciones de financiamiento para la adquisición, autoconstrucción, ampliación o mejora de vivienda con esos recursos “provenientes de los fondos que al efecto cree, administre o especifique el Órgano Superior del Sistema Nacional de Vivienda y Hábitat”.

Dentro de esas condiciones el texto señala que el monto máximo que se otorgará en crédito para comprar una vivienda principal es de 300 mil bolívares. Dicha cifra es independiente del ingreso integral total familiar.

También se fijaron topes para la autoconstrucción, que se colocó en 202.500 bolívares; para las ampliaciones se otorgarán hasta 135 mil bolívares; y para mejoras hasta 81 mil bolívares.

Estos montos aplican exclusivamente para las operaciones que realice el Órgano Superior de Vivienda, pues los créditos otorgados por los bancos (públicos o privados) por la cartera hipotecaria se manejan con montos particulares.

Créditos para mejora 

Anteriormente las personas que deseaban solicitar un crédito para la ampliación o mejora de su vivienda principal debían esperar cinco años después de haber solicitado algún financiamiento para adquirir dicha vivienda.

El Ministerio modificó este aspecto, y ahora se podrá acceder a un préstamo para mejora, siempre que se esté “solvente con la obligación crediticia y la nueva cuota del crédito no supere el 35% del ingreso integral total familiar”. Este cambio aplica tanto para recursos provenientes de los bancos, como de aquellos del Órgano Superior de Vivienda.

La norma también especifica que los ingresos a tomar en cuenta al momento de evaluar a las personas para solicitar el crédito “es la sumatoria total de los salarios integrales del solicitante y cosolicitantes del crédito, tomando en cuenta sus ingresos brutos al año”.

Asimismo, se mantiene que el pago máximo mensual por crédito es el 35% del ingreso familiar y que los bancos pueden financiar hasta el 100% del precio de las viviendas.

Anunciado cambio en el plazo para cancelar créditos hipotecarios

Foto: archivo de Rent-A-House Álvaro París / www.contuinmueble.com.ve

Fuente: ENDER MARCANO |  EL UNIVERSAL
martes 24 de julio de 2012  12:00 AM
El Ministerio para la Vivienda y Hábitat publicó ayer las nuevas normas que regirán el otorgamiento de créditos para la adquisición, autoconstrucción y mejora de vivienda principal. Uno de los cambios que se introdujo es la ampliación de 25 a 30 años el plazo máximo para cancelar el préstamo para la compra de una vivienda principal.

El Ministerio publicó dos resoluciones en la Gaceta Oficial Nº 39.969 que circuló ayer, una para los recursos que manejan los bancos y otra para el dinero con el que cuenta directamente el Ejecutivo a través del Órgano Superior del Sistema Nacional de Vivienda y Hábitat. En ambos casos el artículo 3 de la resolución especifica: “Los créditos para adquisición de viviendas podrán concederse por un plazo máximo de treinta años”.

Para la autoconstrucción y ampliación o mejoras de la vivienda principal se mantienen los lapsos que estaban vigentes. Es decir, 20 años para la autoconstrucción, 15 años para la ampliación y un plazo máximo de 10 años para cancelar un crédito por mejora.

Bs 300 mil máximo 

Con el objetivo de manejar directamente recursos para impulsar la Gran Misión Vivienda Venezuela el Gobierno prevé este año vender a la banca 24.600 millones de bolívares en bonos, denominados “Valores Bolivarianos para la Vivienda”. Los bancos compran estos papeles con parte de la cartera obligatoria de vivienda, y el Gobierno se encargará de administrar esos recursos e invertirlos en vivienda”.

Con la resolución publicada ayer se establecen las condiciones de financiamiento para la adquisición, autoconstrucción, ampliación o mejora de vivienda con esos recursos “provenientes de los fondos que al efecto cree, administre o especifique el Órgano Superior del Sistema Nacional de Vivienda y Hábitat”.

Dentro de esas condiciones el texto señala que el monto máximo que se otorgará en crédito para comprar una vivienda principal es de 300 mil bolívares. Dicha cifra es independiente del ingreso integral total familiar.

También se fijaron topes para la autoconstrucción, que se colocó en 202.500 bolívares; para las ampliaciones se otorgarán hasta 135 mil bolívares; y para mejoras hasta 81 mil bolívares.

Estos montos aplican exclusivamente para las operaciones que realice el Órgano Superior de Vivienda, pues los créditos otorgados por los bancos (públicos o privados) por la cartera hipotecaria se manejan con montos particulares.

Créditos para mejora 

Anteriormente las personas que deseaban solicitar un crédito para la ampliación o mejora de su vivienda principal debían esperar cinco años después de haber solicitado algún financiamiento para adquirir dicha vivienda.

El Ministerio modificó este aspecto, y ahora se podrá acceder a un préstamo para mejora, siempre que se esté “solvente con la obligación crediticia y la nueva cuota del crédito no supere el 35% del ingreso integral total familiar”. Este cambio aplica tanto para recursos provenientes de los bancos, como de aquellos del Órgano Superior de Vivienda.

La norma también especifica que los ingresos a tomar en cuenta al momento de evaluar a las personas para solicitar el crédito “es la sumatoria total de los salarios integrales del solicitante y cosolicitantes del crédito, tomando en cuenta sus ingresos brutos al año”.

Asimismo, se mantiene que el pago máximo mensual por crédito es el 35% del ingreso familiar y que los bancos pueden financiar hasta el 100% del precio de las viviendas.

Gobierno regulará canon de alquiler (viviendas)

En la reforma de la Ley de Alquileres el Gobierno se encargará de calcular el canon de arrendamiento y, por tal motivo, fijará el valor del metro cuadrado de esas viviendas que están rentadas.
En el texto se contempla que para la determinación del canon se tomará en cuenta el valor actual de la unidad y el porcentaje de rentabilidad.
La propuesta señala que para el valor actual de la vivienda a estimar será “aquel que fije regularmente el Ministerio de la Vivienda y Hábitat y que estará expresado en bolívares por metro cuadrado. Ese costo estará en concordancia con las políticas nacionales que garanticen un costo real, según las regulaciones que el Estado establezca, contrarrestando la especulación y garantizando el pleno derecho de la vivienda”, así lo señala El Universal.
La Superintendencia de Arrendamientos (que sustituirá a la Dirección de Inquilinato) en la estimación del canon también tendrá que considerar los tipos de vivienda y sus aspectos constructivos (paredes, techos, piso, instalaciones sanitarias, instalaciones eléctricas, aguas servidas, ventanas).
El instrumento, cuya segunda discusión se inició esta semana en el Parlamento, señala que los propietarios por el alquiler del inmueble tendrán una rentabilidad anual de 3 % y agrega que “el Ejecutivo Nacional podrá modificar los porcentajes cuando así lo determinen razones de interés público“. Esa rentabilidad en el marco legal actual varía según el valor del inmueble.
La propuesta establece parámetros para la revisión de los alquileres y apunta que los cánones de arrendamientos serán ajustados cada tres años, porque los contratos ahora tendrán esa duración.
La revisión también será posible cuando se cambie el uso para el cual fue arrendado el inmueble o cuando el arrendador haya ejecutado en la solución habitacional mejoras cuyo costo exceda 20% del valor del inmueble.
El proyecto agrega que “la Superintendencia para mantener el equilibrio económico de las relaciones arrendaticias, cuando ningún interesado solicite la regulación, podrá de oficio iniciar el procedimiento correspondiente, instruir y decidir los casos que a su juicio considere necesario, a costa del propietario y sin perjuicio de la aplicación de las sanciones”.
En el texto se amplían las atribuciones del organismo supervisor, con lo cual podrá tener más injerencia en las relaciones arrendaticias.

Gobierno regulará canon de alquiler (viviendas)

En la reforma de la Ley de Alquileres el Gobierno se encargará de calcular el canon de arrendamiento y, por tal motivo, fijará el valor del metro cuadrado de esas viviendas que están rentadas.
En el texto se contempla que para la determinación del canon se tomará en cuenta el valor actual de la unidad y el porcentaje de rentabilidad.
La propuesta señala que para el valor actual de la vivienda a estimar será “aquel que fije regularmente el Ministerio de la Vivienda y Hábitat y que estará expresado en bolívares por metro cuadrado. Ese costo estará en concordancia con las políticas nacionales que garanticen un costo real, según las regulaciones que el Estado establezca, contrarrestando la especulación y garantizando el pleno derecho de la vivienda”, así lo señala El Universal.
La Superintendencia de Arrendamientos (que sustituirá a la Dirección de Inquilinato) en la estimación del canon también tendrá que considerar los tipos de vivienda y sus aspectos constructivos (paredes, techos, piso, instalaciones sanitarias, instalaciones eléctricas, aguas servidas, ventanas).
El instrumento, cuya segunda discusión se inició esta semana en el Parlamento, señala que los propietarios por el alquiler del inmueble tendrán una rentabilidad anual de 3 % y agrega que “el Ejecutivo Nacional podrá modificar los porcentajes cuando así lo determinen razones de interés público“. Esa rentabilidad en el marco legal actual varía según el valor del inmueble.
La propuesta establece parámetros para la revisión de los alquileres y apunta que los cánones de arrendamientos serán ajustados cada tres años, porque los contratos ahora tendrán esa duración.
La revisión también será posible cuando se cambie el uso para el cual fue arrendado el inmueble o cuando el arrendador haya ejecutado en la solución habitacional mejoras cuyo costo exceda 20% del valor del inmueble.
El proyecto agrega que “la Superintendencia para mantener el equilibrio económico de las relaciones arrendaticias, cuando ningún interesado solicite la regulación, podrá de oficio iniciar el procedimiento correspondiente, instruir y decidir los casos que a su juicio considere necesario, a costa del propietario y sin perjuicio de la aplicación de las sanciones”.
En el texto se amplían las atribuciones del organismo supervisor, con lo cual podrá tener más injerencia en las relaciones arrendaticias.

VENEZUELA: Conozca el camino para adquirir vivienda propia a través de un préstamo bancario

Fuente: El Nacional
23-06-2011


Detrás de la Gran Misión Vivienda hay mucho más que la jornada de registro para los que no tienen casa. Quizás la reforma más importante se dio el 2 de mayo pasado cuando el Ministerio de la Vivienda y Hábitat emitió la resolución sobre las normas que rigen la cartera de créditos hipotecarios.

En los 10 artículos del texto legal se establece el incremento a 12% del porcentaje de la gaveta que la banca debe destinar al financiamiento de viviendas, y además se fijó el nuevo perfil que deberán tener los futuros compradores.

Para adquirir un inmueble a las bajas tasas de interés y a los largos plazos de pago que brinda la Ley de Régimen Prestacional de Vivienda y Hábitat, el primer requisito que se debe cumplir es ganar mensualmente menos de 5 salarios mínimos; es decir, por debajo de 7.037,45 bolívares. Un punto importante es que ese debe ser el ingreso máximo que en conjunto presente el grupo familiar, bien sea de una pareja o de los 3 familiares solteros que actúen como solicitantes del crédito.

En el artículo 4 de la resolución publicada en la Gaceta Oficial 39664 se establece además que las familias cuyos salarios mensuales sean por debajo de 4.221,42 bolívares tendrán preferencia para la otorgación de los créditos. La norma obliga a las instituciones bancarias a entregar 80% de los préstamos hipotecarios a los grupos familiares con ingresos iguales o menores a 3 salarios mínimos.

Si bien ahora es mucho más sencillo cumplir con el salario necesario para obtener el crédito para una vivienda nueva, la contrapartida es que los montos que los bancos pueden financiar serán también inferiores. Sin embargo, antes de empezar a buscar un apartamento y llevar las carpetas con los documentos a una agencia bancaria hay todo un camino de condiciones que cumplir.

Venezolano, mayor de edad y sin una vivienda principal como propiedad son las tres prelaciones fáciles. Después, es esencial que se hayan realizado, por lo menos, 12 cotizaciones al Fondo de Ahorro Obligatorio de la Vivienda (FAOV ). Eso supone que antes de solicitar un crédito es necesario cumplir con todo un año de aportes.

Viviendas de 200 millones. Los solicitantes de los créditos hipotecarios suelen preguntarse cuáles son los criterios de la banca para aprobar o rechazar un préstamo de cualquier naturaleza. Para los hipotecarios, por ejemplo, un criterio básico es que el grupo familiar sólo debe destinar entre 20% y 30% de sus ingresos al pago del crédito, lo que implica que los interesados tienen que demostrar una capacidad de pago para afrontar las cuotas mensuales que están en un rango entre 560 bolívares y 2.360 bolívares.

El monto del financiamiento al que puede aspirar cada familia también está directamente relacionado con los ingresos mensuales. El reciente cambio de la normativa redujo a un máximo de 270.000 bolívares lo que se puede solicitar en préstamo bancario amparado por el FAOV.

Es importante recordar que si bien los créditos pueden cubrir la totalidad del precio del inmueble, ahora el monto de inicial que debe tener cada familia será fundamental para adquirir una vivienda de mejores condiciones.

Una forma fácil de conocer con exactitud cuál es la suma total del crédito que puede obtener un grupo familiar es sumar los ingresos mensuales e introducir la cifra en el simulador de créditos hipotecarios que está disponible tanto en la página web del Banco Nacional de Vivienda y Hábitat (Banavih) como en el sitio online del Banco de Venezuela. Allí se obtiene al detalle un estimado de la tasa de interés que se pagará, los años de plazo y el monto de las cuotas mensuales.

Las nuevas disposiciones imponen, además, que la banca debe dar prioridad a los grupos familiares que hagan su solicitud para comprar una casa o un apartamento recién construidos. En el artículo 4 de la resolución se establece que la distribución de los créditos hipotecarios debe ser de 80% para los inmuebles provenientes del mercado primario, mientras que el restante 20% se destinará a los que opten por viviendas del mercado secundario.

La segunda condición más importante con la que debe contar cualquier aspirante a un préstamo hipotecario es conseguir un inmueble cuyo valor esté entre 100.000 bolívares y 270.000 bolívares en las nuevas construcciones en todo el país. Para esta clase de inmuebles no es necesaria una larga lista de requisitos como la certificación de gravámenes o la ficha catastral, pero sí es imprescindible que al momento de introducir la solicitud el inmueble cuente con el permiso de las autoridades para ser habitado.

El último requisito importante para los solicitantes es contar con un ahorro mínimo de 7.000 bolívares, monto necesario para cubrir los gastos de la notaría para el documento de compra/venta, el costo del avalúo y ese 1,93% del monto del crédito solicitado que se deposita como garantía en la cuenta bancaria en la que después se cobrarán las cuotas.

>VENEZUELA: Conozca el camino para adquirir vivienda propia a través de un préstamo bancario

>Fuente: El Nacional
23-06-2011


Detrás de la Gran Misión Vivienda hay mucho más que la jornada de registro para los que no tienen casa. Quizás la reforma más importante se dio el 2 de mayo pasado cuando el Ministerio de la Vivienda y Hábitat emitió la resolución sobre las normas que rigen la cartera de créditos hipotecarios.

En los 10 artículos del texto legal se establece el incremento a 12% del porcentaje de la gaveta que la banca debe destinar al financiamiento de viviendas, y además se fijó el nuevo perfil que deberán tener los futuros compradores.

Para adquirir un inmueble a las bajas tasas de interés y a los largos plazos de pago que brinda la Ley de Régimen Prestacional de Vivienda y Hábitat, el primer requisito que se debe cumplir es ganar mensualmente menos de 5 salarios mínimos; es decir, por debajo de 7.037,45 bolívares. Un punto importante es que ese debe ser el ingreso máximo que en conjunto presente el grupo familiar, bien sea de una pareja o de los 3 familiares solteros que actúen como solicitantes del crédito.

En el artículo 4 de la resolución publicada en la Gaceta Oficial 39664 se establece además que las familias cuyos salarios mensuales sean por debajo de 4.221,42 bolívares tendrán preferencia para la otorgación de los créditos. La norma obliga a las instituciones bancarias a entregar 80% de los préstamos hipotecarios a los grupos familiares con ingresos iguales o menores a 3 salarios mínimos.

Si bien ahora es mucho más sencillo cumplir con el salario necesario para obtener el crédito para una vivienda nueva, la contrapartida es que los montos que los bancos pueden financiar serán también inferiores. Sin embargo, antes de empezar a buscar un apartamento y llevar las carpetas con los documentos a una agencia bancaria hay todo un camino de condiciones que cumplir.

Venezolano, mayor de edad y sin una vivienda principal como propiedad son las tres prelaciones fáciles. Después, es esencial que se hayan realizado, por lo menos, 12 cotizaciones al Fondo de Ahorro Obligatorio de la Vivienda (FAOV ). Eso supone que antes de solicitar un crédito es necesario cumplir con todo un año de aportes.

Viviendas de 200 millones. Los solicitantes de los créditos hipotecarios suelen preguntarse cuáles son los criterios de la banca para aprobar o rechazar un préstamo de cualquier naturaleza. Para los hipotecarios, por ejemplo, un criterio básico es que el grupo familiar sólo debe destinar entre 20% y 30% de sus ingresos al pago del crédito, lo que implica que los interesados tienen que demostrar una capacidad de pago para afrontar las cuotas mensuales que están en un rango entre 560 bolívares y 2.360 bolívares.

El monto del financiamiento al que puede aspirar cada familia también está directamente relacionado con los ingresos mensuales. El reciente cambio de la normativa redujo a un máximo de 270.000 bolívares lo que se puede solicitar en préstamo bancario amparado por el FAOV.

Es importante recordar que si bien los créditos pueden cubrir la totalidad del precio del inmueble, ahora el monto de inicial que debe tener cada familia será fundamental para adquirir una vivienda de mejores condiciones.

Una forma fácil de conocer con exactitud cuál es la suma total del crédito que puede obtener un grupo familiar es sumar los ingresos mensuales e introducir la cifra en el simulador de créditos hipotecarios que está disponible tanto en la página web del Banco Nacional de Vivienda y Hábitat (Banavih) como en el sitio online del Banco de Venezuela. Allí se obtiene al detalle un estimado de la tasa de interés que se pagará, los años de plazo y el monto de las cuotas mensuales.

Las nuevas disposiciones imponen, además, que la banca debe dar prioridad a los grupos familiares que hagan su solicitud para comprar una casa o un apartamento recién construidos. En el artículo 4 de la resolución se establece que la distribución de los créditos hipotecarios debe ser de 80% para los inmuebles provenientes del mercado primario, mientras que el restante 20% se destinará a los que opten por viviendas del mercado secundario.

La segunda condición más importante con la que debe contar cualquier aspirante a un préstamo hipotecario es conseguir un inmueble cuyo valor esté entre 100.000 bolívares y 270.000 bolívares en las nuevas construcciones en todo el país. Para esta clase de inmuebles no es necesaria una larga lista de requisitos como la certificación de gravámenes o la ficha catastral, pero sí es imprescindible que al momento de introducir la solicitud el inmueble cuente con el permiso de las autoridades para ser habitado.

El último requisito importante para los solicitantes es contar con un ahorro mínimo de 7.000 bolívares, monto necesario para cubrir los gastos de la notaría para el documento de compra/venta, el costo del avalúo y ese 1,93% del monto del crédito solicitado que se deposita como garantía en la cuenta bancaria en la que después se cobrarán las cuotas.

El 20% de la necesidad de viviendas lo tiene la clase media

Fuente: El Mundo
02-05-2011


Archivo
Venezuela ⁄  La necesidad de vivienda propia también se siente en los estratos socioeconómicos medio y alto de la población.

Datos oficiales y análisis particulares dan cuenta de una realidad que no es exclusiva de los más desposeídos.

Si bien la mayor demanda de vivienda se concentra en los estratos C, D y E, los segmentos A (clase alta) y B (clase media y media alta) representan la cuarta parte del déficit. 

El indicador, según cifras respaldadas por el Ministerio de Vivienda y Hábitat, ronda en la actualidad las 2.000.000 de unidades.

Pero, ¿dónde sale registrado este valor? El último Censo general de población y vivienda hecho hace 10 años por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el extinto Consejo Nacional de la Vivienda (Conavi), así como datos que manejan distintas instituciones, entre ellas la Cámara Venezolana de la Construcción (CVC), han llegado a esa conclusión.

De hecho, tomando como referencia el déficit de 2.000.000, el Gobierno ha decidido echar a andar un nuevo programa social, la Gran Misión Vivienda Venezuela, a través de la cual se pretende construir esa cantidad de soluciones habitacionales de aquí a 2018.

Ahora, bien, el indicador no se queda detenido allí. Aumenta cada año en la medida en que crece la población. De hecho, se estima que anualmente se incrementa en 120.000 unidades. Hasta hace poco aumentaba a un ritmo de 100.000 unidades al año.

Ahora, ¿cómo se distribuye el déficit? Como es de esperarse, son los sectores de menores recursos los más necesitados de un techo propio.

Se estima que en función de la data disponible del INE, del antiguo Conavi y cálculos propios de la CVC, los estratos socioeconómicos C, D y E concentran 74% de las necesidades de vivienda.

En tanto que el estrato A representa 5,8% de la demanda y el B (clase media, media alta) 20%.

La radiografía del mapa venezolano indica que el déficit más alto lo registran los estados Zulia (14,4%), Miranda (9,5%) y Carabobo (7,7%). 

Precisamente, dos de esas entidades (Miranda y Zulia) forman parte de la primera fase del programa social recientemente lanzado por el Gobierno. Esa primera etapa de la misión tomará en cuenta los estados más afectados por las lluvias; en consecuencia la atención especial será para damnificados. 

En contraste, las entidades federales que registran menor déficit son Amazonas (0,3%), Delta Amacuro (0,6%) y Cojedes y Vargas con (1,2% cada uno). 

Vivienda para todos

El esquema que ha diseñado el Gobierno está dirigido a satisfacer de una vivienda a todo aquel que se registre en el programa. 

Voceros oficiales garantizan que esto será un hecho y la semana pasada Francisco “Farruco” Sesto, ministro para la Transformación Revolucionaria de la Gran Caracas, se pronunció al respecto.

“Se garantiza que todas las familias que se van a registrar van a tener su vivienda en los próximos años en todos los estados del país”, dijo Sesto.

El registro comenzará el próximo sábado 7 de mayo en Distrito capital y los estados Vargas y Miranda.

Los interesados contarán con distintos puntos de inscripción en los municipios y parroquias de las entidades mencionadas. A la plaza Bolívar de cada pueblo o ciudad se sumarán otras instituciones como el registro civil y las estaciones de Metro y Metro Cable, por citar algunos ejemplos.

El registro está abierto a toda persona que requiera un techo propio. 

Solo basta la cédula de identidad y huella dactilar, para ser potencial beneficiario.